Día Mundial de la Diabetes

Es un evento anual que se celebra el 14 de Noviembre para conmemorar el aniversario del nacimiento de uno de los hombres que tuvo un papel determinante en el descubrimiento de la insulina (Año 1922), Frederick Banting. Asimismo, gracias a este evento se intenta concienciar a la sociedad del problema que supone la diabetes y la forma de intentar evitar la enfermedad.

Leer Más →

Guía para el pie Diabético (II)

En esta segunda parte de la Guía para el Pie Diabético vamos a analizar un método fundamental de prevención:  El calzado para diabético.

 

 ¿Por qué usar un calzado especial para diabético?

Las personas diabéticas requieren un calzado especial porque sus pies sufren cambios fisiológicos. Estos pacientes tienen mayor propensión a infecciones por hongos y bacterias, lo cual implica un riesgo para su salud.

En el pie diabético dichas alteraciones generan pérdida de sensibilidad al dolor, y una baja regeneración de las células epiteliales, por lo que, de sufrir alguna lesión, ésta puede avanzar sin que ellos se percaten. La consecuencia puede llegar a ser la amputación parcial o total de sus extremidades. Otra alteración radica en la anatomía del pie, la cual se observa en la pérdida del arco plantar y en el ensanchamiento en la zona del metatarso.

Los resultados antropométricos del pie en pacientes que sufren esta enfermedad entre 5 y 10 años, indican que en hombres y mujeres ocurren cambios importantes en la zona del metatarso. Este hecho es mayor en las mujeres por la pérdida del arco plantar, lo cual obliga a que el zapato permita la adaptación de plantillas especiales que traten de “simular” el arco.

En el caso de los hombres el calzado requiere de una horma profunda para dar amplitud en la zona del recio y cintura del pie, pues es posible que ocurra una distensión en los tendones de esta zona.

 

Principales características del calzado para diabético

Principalmente, los dos aspectos a tener en cuenta en el calzado especial para diabéticos son la comodidad y adaptabilidad a la forma del pie.

Otro aspecto a contemplar es que el calzado ajuste perfectamente a las deformidades sin llegar a oprimir el pie, por tanto la horma del zapato tiene que ser amplia tanto en anchura como en altura, para que evite también el roce entre los dedos. Los deslizamientos entre el zapato y el pie debe deben evitarse para no ocasionar úlceras.

En cuanto al diseño del zapato, se recomienda que sean cerrados y fabricados con piel natural para habilitar la transpiración y proveer una temperatura adecuada, así como partes elásticas para su total adaptabilidad. La forma de fabricación tiene que asegurar que el ensamblado de los cortes está hecho sin costuras interiores, para evitar roces y heridas. También es recomendable que lleve un contrafuerte reforzado que sirva de apoyo lateral a los tobillos y brinde mejor soporte al talón.

La plantilla y la suela deben ser gruesas y de un material que amortigüe las presiones al caminar. Este tipo de plantillas suelen fabricarse con poliuretano. En D’Torres además le añadimos una capa de euretanos viscoelásticos de alta absorción de energía y sudor, que permite mantener los pies secos y sin altas presiones.

El tipo de tacón deberá ser en forma de cuña, con una altura no más alta de 4 cm, lo que ayuda a mejorar los problemas de espalda.

El cierre es preferible que sea con velcro, ya que el ajuste será más óptimo que con cordones en personas que tienen problemas de visión y artrosis.

 

Por último, indicar que los pacientes diabéticos no son los únicos en necesitar este tipo de calzado, también las personas que padecen hipertensión, insuficiencia venosa y arterial, obesidad y tabaquismo pueden presentar síntomas en los que requieran de este tipo de zapatos especiales.

 

Para ver la primera parte de la Guía para el Pie Diabético pincha aquí.

Guía para el pie Diabético (I)

En la Unión Europea hay 15 millones de personas diabéticas, una patología que, en algunos casos, lleva asociada la propensión a padecer lesiones y ulceraciones en los pies. Es muy importante no confundir “pie diabético” con el pie de una persona diabética, ya que dependiendo del grado y del control de la enfermedad una persona diabética puede desarrollar o no esta complicación.

¿Qué es el pie diabético?

La Organización Mundial de la Salud, define el pie diabético como “la infección, la ulceración y la destrucción de los tejidos profundos, asociadas con anormalidades neurológicas y vasculopatía periférica de diversa gravedad en las extremidades inferiores”.

Las “anormalidades neurológicas” son los daños severos que la diabetes puede provocar en los nervios periféricos de los pies, lo que provoca la pérdida de sensibilidad.

La “vasculopatía periférica”, es la circulación deficiente lo que aumenta el riesgo de infección, la dificultad en la cicatrización de heridas o llagas, pies hinchados y fríos.

Con palabras menos técnicas, podemos indicar que es un trastorno de los pies que afecta a pacientes con diabetes.

En los pacientes diabéticos que desarrollan este trastorno de los pies, suele ocurrir que las lesiones trascurran sin dolor (por la pérdida de sensibilidad), debido a lo cual se suele agravar la lesión antes de que el paciente pida ayuda especializada.

Estas anomalías han llevado a que la diabetes sea una de las principales causas de amputación de pie por evento no traumático.

Es importante mencionar que los tiempos y la intensidad con que se manifiesten estos efectos, dependerán de las características y cuidados de cada paciente.

¿Cuáles son las consecuencias del pie diabético?

Las consecuencias tardías del pie diabético son las siguientes:

  • Alteración sensitiva y motriz
  • Deformaciones ortopédicas
  • Úlcera superficial
  • Úlcera profunda
  • Infección localizada
  • Gangrena extensa
  • Amputación de los dedos, pies o pierna

¿Cómo prevenir el pie diabético?

Todas las personas diabéticas deben incorporar unos hábitos de alimentación saludables, como ingerir productos con bajos niveles de azúcares y de grasas, pero además, las personas que padecen pie diabético tienen que seguir una correcta higiene en los pies.

Para evitar las lesiones se recomienda lavar todos los días los pies con un poco de agua tibia, secarlos meticulosamente, en especial entre los dedos, hidratarlos con cremas especializadas para pies diabéticos y cortar las uñas de los pies cuidadosamente.

También hay que realizar un examen periódico a los pies revisando que no hayan aparecido marcas, lesiones, enrojecimientos, ampollas, infecciones o callos. Si éstas aparecieran, se debería consultar inmediatamente al médico.

Otras medidas importantes de prevención son la utilización de medias y calzado especializado para diabéticos, ya que el uso de calzado o prendas ajustadas está contraindicado para la circulación sanguínea.

En la Guía para el pie Diabético (II) profundizaremos en las características que debe tener el calzado especial para este tipo de problemas. Para ver la segunda parte pincha aquí.

Cómo cuidar tus pies en verano

businesswoman-standing-indoors

Es una de las partes más olvidadas de nuestro cuerpo y sin embargo, debería ser de las más mimadas.

En verano los pies sufren mucho ya que son sensibles a contagios por hongos, a rozaduras, cortes… por ello es importante prestar atención a los siguientes consejos para evitar posibles problemas:

Empezamos por la HIGIENE. Es muy importante tener una higiene muy cuidada en sitios como playas, piscinas, ya que si el pie se mantiene húmedo, esto favorece a la irritación y a los hongos.

CALZADO. En esta época del año hay que facilitar la transpiración para disminuir la sudoración, y con ello las infecciones bacterianas. Aconsejamos utilizar calzado abierto y cómodo, preferiblemente sandalias y que estén fabricadas en piel o con algún material elástico que permita la transpiración.

Evitar utilizar zapatos o sandalias fabricados con materiales sintéticos, así evitareis el mal olor en los pies y sudoración excesiva.

Importante también comprobar que la plantilla sea de piel y que en su conjunto con el piso tengan una amortiguación suficiente para reducir los impactos y por consiguiente, lesiones en los pies y articulaciones.

Siguiendo nuestros consejos cuidarás tus pies y los podrás mantener saludables todo el VERANO.

¡A disfrutar!

Beneficios al caminar

Caminar es SaludableTodos sabemos que el caminar es una actividad física saludable pero…

¿De qué duración tiene que ser para mejorar la salud cardíaca?

Un estudio coordinado por el profesor Michael Perri de la Universidad de Florida, indica que una caminata de 30 minutos al día es suficiente para comprobar las mejoras cardio-respiratorias.

El estudio se realizó durante dos años a 500 hombres y mujeres de entre 30 y 69 años de edad, no acostumbrados a la actividad física.

El resultado fue que caminando a una intensidad moderada durante cinco o más días a la semana, llevó a significativas mejoras a largo plazo para la salud.

Por tanto, si sumamos los beneficios del caminar con los beneficios que proporciona el calzado EASY WALK, el resultado es una continua mejora de nuestro cuerpo!

Fuente: www.deportesalud.com

Datos estadísticos sobre los Juanetes


¿Sabías que…?

UNA de cada CINCO mujeres en edad adulta padece Hallux Valgus (conocido como JUANETE). Además este dato aumenta junto a la edad, ya que este molesto problema le afecta a UNA de cada TRES mujeres mayores de 65 años.

Lo ideal para combatir esta deformación del pie es llevar un calzado cómodo de piel que se adapte a la morfología del pie e intentar que su tacón no supere los 4 centímetros de altura.